Dia Mundial del Agua – 22 de marzo

Historia


La creación de un día internacional dedicado al agua fue recomendado durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) de 1992 en Río de Janeiro. La Asamblea General de las Naciones Unidas respondió a dicha recomendación designando el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua.


La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el 22 de diciembre de 1992 la Resolución A/RES/47/193 por la que el 22 de marzo de cada año fue declarado Día Mundial del Agua, a celebrarse a partir de 1993, en conformidad con las recomendaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo contenidas en el Capítulo 18 (Recursos de Agua Dulce) del Programa 21.


En esta Resolución, la Asamblea General de las Naciones Unidas consideran que no se aprecia el grado en que el aprovechamiento de los recursos de agua contribuye a la productividad económica y al bienestar social, pese a que todas las actividades sociales y económicas dependen en gran medida del abastecimiento de agua dulce y de su calidad. Además, de que también, a medida que aumenta la población y las actividades económicas, muchos países están llegando rápidamente a situaciones de escasez de agua o tienen que hacer frente a la limitación del desarrollo económico. Así mismo, considera que la promoción de la conservación y ordenación sostenible del agua exige que se tenga conciencia del problema en los planos local, nacional, regional e internacional.


Se invitó entonces a los diferentes Estados a consagrar este día, en el marco del contexto nacional, a la celebración de actividades concretas como el fomento de la conciencia publica a través de la producción y difusión de documentales y la organización de conferencias, mesas redondas, seminarios y exposiciones relacionadas con la conservación y desarrollo de los recursos hídricos así como con la puesta en práctica de las recomendaciones del Programa 21.



Importancia del día mundial del agua


El 22 de marzo es una oportunidad de aprender más sobre temas relacionados con el agua, sirve de inspiración para compartir los problemas relacionados con el agua y tomar medidas para cambiar la situación. El Día se remonta a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 en la que se propuso declarar una fecha dedicada a este asunto. La Asamblea General decidió designar el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial. Cada año, ONU-Agua, la entidad que coordina el trabajo de la Organización sobre el agua y el saneamiento, establece un tema para el Día correspondiente a un desafío actual o futuro.


Sin embargo, el ser humano no debe limitarse a la celebración y reflexión durante el día 22 de marzo, es necesario que todos los días del año se realice un análisis profundo de las situaciones que se presentan a diario en el mundo sobre el uso y desuso de los recursos naturales, los cuales pueden tener una repercusión negativa hacia futuro, si se tiene como precepto el uso desmedido que se da, sin crear, implementar y/o aplicar políticas públicas de conservación y desarrollo de los recursos.


Por eso, considero, la importancia de manejar siete principios, que pueden ser aplicados de manera individual o colectiva en los días de la semana, los cuales resultan ser fundamentales a la hora de crear conciencia para la conservación y desarrollo de los recursos naturales, en especial el hídrico:


  1. Observar: Ver con detenimiento lo que sucede a nuestro alrededor, adquiriendo conocimiento sobre el comportamiento y características del ser humano vs el agua y demás recursos naturales.

  2. Inferir: Extraer un juicio o conclusión a partir de los comportamientos adquiridos en la etapa anterior.

  3. Reconocer: Distinguir o identificar las características positivas o negativas de las etapas anteriores, con el fin de clasificarlas.

  4. Pensar: Formar ideas y representaciones de la realidad reconocida.

  5. Reflexionar: Considerar si el comportamiento y características del ser humano vs el agua y demás recursos naturales, son los adecuados, de no ser así, cómo poder solucionarlo.

  6. Planificar: Elaborar o establecer un plan conforme la reflexión y conclusiones allegadas, con el fin de tener a futuro (corto, mediano y largo plazo) un desarrollo social sobre las políticas y hábitos de conservación del recurso hídrico y/o demás recursos ambientales.

  7. Actuar: Proceder a ejecutar el plan creado.


Fuentes consultadas: Naciones Unidas | www.un.org/es/

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square